viernes, 17 de agosto de 2012

Un pobre hombre
un pobre marido
un pobre padre.
Si en el anterior "poema"
hablaba del chantaje
emocional,
lo que ejercía mi madre
sobre mi padre
era tiranía, era dictadura.
No sé cómo aguantó esa situación
porqué no se rebeló.
Sí, porque era el prototipo
de lo que vulgarmente llamamos
"calzonazos".
La frase de su error la tengo
grabada a fuego
"Si no hubiera muerto mi madre
jamás me hubiera casado con la tuya"
Me lo dijo en una de las
escasísimas charlas
que pudimos tener a solas
sin la intromisión de la bestia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario