lunes, 13 de agosto de 2012

Me siento tan solo y tan triste...
Unas tremendas ganas de llorar y
sin embargo, aún no soy capaz
ni de empezar a hacerlo.
Siento miedo de empezar a llorar
y no poder terminar nunca,
siento pánico de llorar en soledad.
Sin ningún objetivo vital claro,
sin ilusiones, sin amor, sin pareja,
en un mundo que no entiendo,
en una sociedad que no me gusta,
en una ciudad que aborrezco y que
a pesar de ello me tiene atrapado
porque no sé hacia donde escapar,
con una tierra (Euskadi) a la que amo y,
sin embargo, no sé cómo ni para qué volver
Me siento tan vacío...
la falta de pareja y la falta de objetivos,
las ganas de irme de Vigo y no saber con quién.
La soledad de estar sin pareja,
no depende de mí,
depende de que me enamore de alguien
que se enamore de mí.
Pero no puedo contar con eso,
no depende de mí.
Y sin eso no tengo ganas ni de vivir
ni de buscar objetivos,
estoy atrapado sin remedio.
Es como si las ganas de vivir
se me hubieran ido por el desagüe.
Tal vez sólo estando con Alexandra
podría ser feliz.
De hecho si ahora me dijera que me ama,
todo esto pasaría. Que extraños caminos
abre en el cerebro la bioquímica del amor...
¿Nunca podré escapar de estos bajones constantes,
nunca podré ser feliz de verdad un largo tiempo?
Voy a pedirles a mis fantasmas, algo más fuerte,
para fumar. Quizás colocados recordemos a más poetas.


Allí donde voy, hay 2000 locos que hacen cruces en la tierra

No hay comentarios:

Publicar un comentario