domingo, 12 de agosto de 2012

Golpes y más golpes
a un niño de siete años
brutales palizas
reproches, insultos.
Cuando tu padre llega del trabajo
no hay ni un 'buenos días'
sólo una retahila interminable
de todo lo que hoy "has hecho mal"
¿Cuántas veces comiste
castigado
en el water
con el plato encima de la taza?

No eran tortazos
eran golpetones continuos
con la zapatilla
en ambos lados de la cara.

Si estabas leyendo un tebeo
tirado en el suelo
y te reías
te pisaba el cuello con fuerza.

Cinco años así.
¿Cómo sigues vivo?
Lo sabes
fue cuando llegasteis a las manos
con doce o trece años
Te sentiste suficientemente fuerte
como para hacerle frente
y devolviste golpe por golpe
puñetazo por puñetazo.
La colocaste contra la puerta
un brazo sobre su cuello
y otro golpeando su hígado.
A partir de ahí no hubo más golpes
que duraban desde los seis o siete años.
Si acaso un reproche o insulto aislado,
al que respondías con total seguridad
Pero seis años de tortura son muchos
te han dejado unas llagas profundas
y un miedo anormal a las mujeres.
Este maltrato
unido al trastorno bipolar
nunca te permitirá una vida normal
unas relaciones normales
salvo con tus queridos fantasmas fumadores
que tanto saben sobre la guerra civil.

Allí donde voy, hay 2000 locos que buscan sus despojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario