domingo, 12 de agosto de 2012

Amaneces llorando lágrimas y esputos
llevabas un mes sin fumar
y ayer fumaste seis paquetes.
Es lo último que hubieras pensado de ella,
que la creías fiel a muerte
“He conocido a otro chico,
y me he enamorado de él”
un mes sin fumar, con ansiedad pero firme.
Y esto te mata.
Lo único que haces es sentarte en el sofá
fumar pitillo tras pitillo
mirar al televisor apagado
y escuchar Cadena Dial,
donde emiten letras tristes en castellano que puedes llorar.
Te alimentas del humo del tabaco
Y contemplas fotos de ella
fotos con flores en el pelo
fotos en la cala nudista
fotos de acampada
fotos...
Fotos de un recuerdo que ahora sabes nunca existió
contigo sólo se estaba preparando
para el hombre de su vida.
Cuando contemplas la foto de las flores en el pelo
tus lágrimas saltan medio metro. Nunca,
NUNCA, estuvo tan preciosa.
Estás arropado, sí, tus amigos
se turnan para visitarte.
Pero...¿Cómo les explicas
la fiera tenaza
en tu corazón?.
Coges una cajetilla de tabaco
donde aparecen 2 pares de pulmones
y les explicas: Este era mi corazón ayer
y este es mi corazón hoy.
Es la mejor analogía que se te ocurre
y parecen comprenderlo.
Cuando pasas un mes sin superarlo -tardarás dos años-
tus amigos espacian sus visitas, sus llamadas, ya ha terminado
la “operación rescate” y no has reaccionado.
No comprenden que tu corazón
es una viscera podrida.
Mides 1'90 y un día que bajas a por tabaco,
pasas por la farmacia y te pesas, por curiosidad:
64 Kilos, debes parecer un yonki

Un día, en Cadena Dial, suena “la vida que mala es”.
Y de repente aparecen todos tus fantasmas
se pasan el mechero de uno a otros
y hablais de los últimos años de Antonio Machado
Exiliado como tú.

Ya no estás solo.


Allí donde voy, hay 2000 locos que preparan la revuelta

No hay comentarios:

Publicar un comentario