domingo, 12 de agosto de 2012

Al cantar el puto gallo
sé que sería hora de levantarme
si fuera una persona normal
pero soy un enfermo mental
que duerme veinte horas al día
me levanto cuando empieza a anochecer
a eso de las nueve, tengo cierta actividad
que me dura hasta la una
puedo escuchar discos de Mingus
de Grant Green, de Monk
de Hank Mobley, de Lou Donaldson
Siempre Jazz
cuando estoy con una depresión brutal
el cuerpo sólo me pide Jazz
Jazz y café con hielo
y tabaco.
Pero ya estoy harto de esta vida de mierda
Así que voy a coger el cuchillo más afilado
trazar una T sobre mis venas
dentro de la bañera llena
y me despido al fin.
No habrá fantasmas que me pidan fuego
pero dejaré "Campos de Castilla"
flotando en la bañera.

Allí donde voy, hay 2000 espectros que preparan la revuelta.

Ésta es mi nota de adiós.

2 comentarios:

  1. A ver, Mario...

    Ayer no vi tu mensaje en mi blog, lo he visto hoy en el trabajo, me he venido aquí y me estoy asustando al leer todo esto.

    Tienes que salir de esta. Dirás que para qué, que a nadie le va a importar. Pues a mí SÍ me importa, y estoy seguro de que hay mucha más gente a la que también.

    Me dirás que ya no aguantas más, que la vida te resulta un sufrimiento continuo. Pero no tiene por qué ser así. Piensas demasiado. Tienes que pensar menos y actuar más.

    Tienes que encontrar algo que hacer, necesitas ocupar el tiempo en algo. Escribir no es suficiente. Es bueno por lo que tiene de catarsis, pero no es suficiente.

    Por eso te digo que tienes que encontrar algo que hacer. Una ocupación física. No me refiero a dar paseos o hacer ejercicios, sino a alguna actividad que te plantee retos u objetivos.

    Una posible recomendación: ¿Has leído uno de los últimos poemas de mi blog, titulado "Adulto"? El título de la entrada es "Me he inventado una estrofa..." En el texto anterior al poema, explico que yo fui (soy) objetor de conciencia, que en 1.998 hice la Prestación Social Sustitutoria, y que me tocó hacerla en un centro para niños minusválidos. El período de la Prestación finalizó en 1.999, pero desde entonces hasta hoy he seguido yendo al centro como voluntario. Sólo un día a la semana, los viernes, pero menos da una piedra.

    Mi familia, por ejemplo, jamás lo ha entendido. Me dicen, por ejemplo, "si te pagaran algo...".
    No comprenden el concepto de "voluntario".

    También muchos amigos me comentan que soy una especie de "héroe" por mi labor allí, me felicitan por mi "labor encomiable". Ingenuos.

    Lo que yo pueda hacer por esos niños no tiene ni comparación con lo que ellos hacen por mí, dándome cariño, alegría y sostén emocional.

    A veces estoy cansado y abatido, pero pienso en que llegará el viernes y me tranquilizo y me siento animado. Además, la entereza que tienen al sobrellevar su estado (que en algunos casos es terrible) me ayuda a tomarme casi a broma mis problemas que, sean los que sean, son menores.

    Lo que quiero decir con todo esto es que puedes buscar algún tipo de actividad de ese tipo. No necesariamente con niños o minusválidos, claro, ese es sólo el ejemplo de mi propio caso. Busca. Infórmate. Seguro que donde vives hay algún centro o asociación que se dedique a algo que te motive. Y que no sea relacionado con la política, por favor, eso sólo da malos rollos. Y que tu participación no se limite a colaborar económicamente o a acudir a manifestaciones. Acción directa. Que sea algo que te suponga actividad física y contacto con gente real. No sé, puede ser un hogar para niños sin familia, un asociación de ayuda a inmigrantes, un grupo de esos que se dedica a paralizar desahucios... La gente real es mucho mejor y más agradecida que los fantasmas.

    Si sientes que tu vida sirve para algo, te encontrarás mejor contigo mismo.

    Sólo es una idea. Pero pienso que te puede servir.

    Ánimo, besos, abrazos, cariño...

    Te lo mando todo.

    Vas a salir de esta. Eres mucho más fuerte de lo que piensas.

    ResponderEliminar
  2. Es una gran idea, Rumeinia. Aquí el ayuntamiento tiene un programa de voluntariado (que supongo que en Agosto estará paralizado), pero voy a llamar para ver cuando empiezan. La catarsis "en público" era necesaria, ya no podía aguantar tantos pesos dentro, y sentía el apremio de expulsarlos. Quizás le heya hecho daño a alguien, si es así lo siento.
    Aún me queda mierda por expulsar, y no conozco mejor forma que ésta.

    DE HECHO ME SIENTO MUCHO MEJOR TRAS LA CATARSIS

    Gracias por tu animo, besos, etc.

    Sé que soy fuerte, sino no hubiera aguantado 17 años de infierno. 17, se dice pronto.

    GRACIAS POR TU APOYO Y TU EJEMPLO!!!!

    UN ABRAZAZO!!!

    ResponderEliminar